miércoles, 27 de abril de 2011

- Hamlet

En lo que leía algunas criticas al respecto de esta obra me encontré con esta :

- Mi crítica según el conceptismo (manera particular de emplear las palabras para expresar una idea),es que precisamente esta es una obra muy apropiada, ya que su lenguaje y la forma en que se expresan sus personajes, es una forma compleja, alargada, pero contiene un significado muy exacto, concreto y profundo. Cada una de sus expresiones son muy adecuadas, con expresiones elegantes.


Pero que puedo decir, así son todas las obras de Shakespeare, pero no nos pongamos filosóficos, la verdad es que la obra fuera del contenido tragico tediosa. La presunta locura que Hamlet aparenta gracias a su sed de venganza termina acabando con la vida de su madre, su tío, y sus amigos; y que decir se la de él mismo.

Es una de las obras más disparatadas de Shakespeare, la dejaría exactamente después de "Sueño de una noche de verano", aunque hay que decir que dicha obra no pierde su gracia. De una u otra forma, ni así William pierde mi amor!!!!

- Sin embargo, y solo para aclarar, la obra me gusta. Varias frases me llamaron la atención y su contexto me pareció maravilloso, las reflexiones y lo que Shakespeare trasmite en ellas es realmente hermoso y te dejan una bella enseñanza.

CITAS :

“Ni el color negro de este manto, ni el traje acostumbrado en solemnes lutos, ni los interrumpidos sollozos, ni en los ojos un abundante río, ni la dolorida expresión del semblante, junto con las fórmulas, los ademanes, las exterioridades de sentimiento, bastarán por sí solos (…) a manifestar el verdadero afecto que me ocupa el ánimo. Estos signos aparentan, es verdad, pero son acciones que un hombre puede fingir… Aquí (tocándose el pecho), aquí dentro tengo lo que es más que apariencia: lo restante no es otra cosa que atavíos y adornos del dolor.”


“Duda que son de fuego las estrellas,
duda si al Sol el movimiento falta,
duda lo cierto, admite lo dudoso;
pero no dudes de mi amor las ansias.”



“Mis palabras suben al cielo, mis afectos quedan en la tierra. Palabras sin afectos nunca llegan a los oídos de Dios”


“(…) Sí las palabras se forman del aliento, y éste anuncia vida, no hay vida ni aliento en mí para repetir lo que me has dicho.”


“Claudio. - Y bien, Hamlet, ¿dónde está Polonio?
Hamlet. – Ha ido a cenar.
Claudio. - ¿A cenar? ¿Dónde?
Hamlet. – No a donde coma, sino a donde es comido, entre una numerosa congregación de gusanos. El gusano es el monarca supremo de todos los comedores. Nosotros engordamos a los demás animales para engordarnos, y engordamos para el gusanillo que nos come después. El rey gordo y el mendigo flaco son dos platos diferentes, pero sirven a una misma mesa. En ésto para todo.
Claudio. - ¡Ah!
Hamlet. – Tal vez un hombre puede pescar con el gusano que ha comido un rey, y comerse después el pez que se alimentó de aquel gusano.
Claudio. - ¿Y qué quieres decir con eso?
Hamlet. – Nada más que manifestar cómo un rey puede pasar progresivamente a las tripas de un mendigo.”
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada