sábado, 7 de mayo de 2011

- Tonterias concebidas

Hay máscaras que no deberíamos usar. Cuando se rompen, sus astillas se clavan en la piel dejándote surcos de sangre donde tendría que haber lágrimas. Y eso duele aún más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada