viernes, 1 de abril de 2011

- Peter Pan

Un adorable clásico de James M. Berry.

Me encanta el sarcasmo del escritor, sobre todo hacía los adultos, es cómo si los despreciara con toda su alma. ^^

Wendy siempre le cuenta a sus hermanitos las grandes aventuras de Peter Pan.Pero un día sus padres deciden que para Wendy ha llegado la hora de crecer =S

Es esa misma noche cuando Peter Pan en persona se presenta en el cuarto de Wendy, es que Nana la perra niñera de los Draling le ha arrancado su sombra!
Y Peter viene por ella.

Es entonces cuando Peter se lleva a Wendy (ya que necesitan una mamá que les cuente cuentos), a John y a Michael, sus hermanitos, hacia la tierra de Nunca Jamás.



Sirenas, piratas, hadas, todo es real en Nunca Jamás y las aventuras de los Darling en la tierra de la eterna juventud acaba de empezar.



CITAS:

Cada noche, toda buena madre tiene por costumbre, después de que sus niños se hayan dormido, rebuscar en la imaginación de éstos y ordenar las cosas para la mañana siguiente, volviendo a meter en sus lugares correspondientes las numerosas cosas que se han salido durante el día~

Como es lógico, los Países del Nunca jamás son muy distintos. El de John, por ejemplo, tenía una laguna con flamencos que volaban por encima y que John cazaba con una escopeta, mientras que Michael, que era muy pequeño, tenía un flamenco con lagunas que volaban por encima.~

A estas mágicas tierras arriban siempre los niños con sus barquillas cuando juegan. También nosotros hemos estado allí: aún podemos oír el ruido del oleaje, aunque ya no desembarcaremos jamás.~

Las estrellas son hermosas, pero no pueden participar activamente en nada, tienen que limitarse a observar eternamente. Es un castigo que les fue impuesto por algo que hicieron hace tanto tiempo que ninguna estrella se acuerda ya de lo que fue. ~

-Wendy -siguió él con una voz a la que ninguna mujer ha podido todavía resistirse-, Wendy, una chica vale más que veinte chicos.~

Peter no era como los demás chicos, pero por fin sentía miedo. Le recorrió un estremecimiento, como un temblor que pasara por el mar, pero en el mar un temblor sucede a otro hasta que hay cientos de ellos y Peter sintió solamente ése. Al momento siguiente estaba de nuevo erguido sobre la roca, con esa sonrisa en la cara y un redoble de tambores en su interior. Éste le decía: «morir será una aventura impresionante.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada