sábado, 7 de mayo de 2011

Estrambótica Tarde....

La de ayer. Ha llegado el momento de recordar. Crónica de una vida anunciada. Parece ser que sé de mí más cosas de las que puedo o podría imaginar. Las casualidades se enlazan con más casualidades sin llegar al punto de sugerir la predestinación. Olores que enturbian la razón, sabores que confunden la mente, sonidos que invaden el alma. Pasión. Y en medio del caos más absoluto, una risa. La mía.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada