domingo, 1 de mayo de 2011

- Momentos de Sillón y Whisky

Estoy completamente segura de que cierta persona no recordara ni la mas minia palabra de todas aquellas cosas que me dijo este sábado por la noche. Si, noches de sillón y Whisky. Tenia mucho que no tomaba y la verdad llegaste en el momento adecuado, me ahogaba en mi propio estres, la verdad no podía ya soportarme a mi misma; pero como siempre apareciste tu y bueno, estúpidamente me resolviste el problema. Tus palabras no fueron un éxtasis intelectual, simplemente sonó así como : - Que haces un sábado, o debería decir domingo, a las 2:45am despierta y con una taza de café en la mano? ; tus palabras me desarmaron por completo, que querías que te dijera - Soñaba contigo, así que decidí despertarme y no dormir en toda la noche? . Pero no, solamente me quede callada, y tu de nuevo lo resolviste todo : - Que te parese si nos vamos a tomar algo. No se darán cuenta que te fuiste, te traeré de vuelta antes de que amanezca.

No recuerdo bien que paso después de eso; o lo recuerdo y preferiría no mencionarlo, no es algo realmente para recordar en un momento como este. En aproximadamente 11 horas volveremos a vernos y todo sera como siempre, simplemente no ha pasado nada entre nosotros.....

Sin embargo debo de decir que esta mañana/noche realmete te luciste, debemos de salir a tomar un poco mas seguido... Te extraño!!!!!


(Solo diré que la letra de color, son las palabras que salieron de mi boca esa noche)

- ¿Adónde te llevo? ¿A tu casa?
~ Llévame adonde quieras...
- ¿Te llevo a la Luna?
~ No puedes. Y tampoco quieres, chiquito, así que no me jodas.
-----

- Eres una pervertida.
~ No lo soy.
- Sí lo eres. Eres muy tierna y muy dulce, pero en el fondo eres una auténtica pervertida.



Realmente no se porque me atreví a escribir esto, no es nada poético, ni inspirador, simplemente puede ser un destello de depresión, de lucidez y recuerdos perdidos, o solamente es por el hecho de que se que tu nunca leerás esto!!!!


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada