jueves, 30 de junio de 2011

Yo contra yo

A menudo nos distrae de tal modo la guerra interna entre lo que deseamos hacer y lo que debemos de hacer; que pasamos por alto lo que necesitamos hacer. Necesitar no en el sentido de obligación para o con los demás, sino en el sentido de conservar uno la cordura.

Llega un momento en el que lo que opinan los demás que deberiamos hacer esta en conflicto directo con lo que nuestra cabeza o nuestro corazón nos pide hacer, y es entonces cuando debemos decidir si nuestra prioridad es complacer a los demás, o complacernos a nosotros mismos.




.

2 comentarios:

  1. Esto sucede muy frecuentemente, sobre todo la frase con la que terminaste el escrito, pero cuando pasa siempre me digo lo mismo, por mucho tiempo le he dado gusto a las demás personas siendo lo que ellas quieren que sea, es el momento de ser como quiero soy... ;)

    ResponderEliminar