lunes, 4 de julio de 2011

Existen dos tipos de personas...


Hay quienes viven cada día como si del ultimo día de su vida se tratase. Los hay que contemplan el amor de modo similar, en un intento desesperado por eludir aquellos cambios, sean estos ínfimos o bien descomunales, que en todo momento se ciernen sobre cada uno de nuestros horizontes. Pero el sentimiento de apremio que surge de nuestro deseo de experimentar la vida y el amor al máximo puede precipitar la toma de determinadas decisiones, que no siempre resultan las mas idóneas para quien las toma, ni para aquellos a quienes afectan, todo hay que decirlo. Es más, en ocasiones, enfrentarse a las consecuencias de las elecciones de cada uno puede resultar fatal, más incluso que la muerte.
Talvez solo se viva una vez, pero no siempre tiene uno por qué desear sentir esa vida como eterna.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada